domingo, 19 de mayo de 2013

Sobre los frutos del esfuerzo y el hombre completo.

Cuando realizamos algo con esfuerzo, dedicación y encaminados a un objetivo.
Estos objetivos, u obligaciones personales, pueden estar establecidos por sí mismo o por otro individuo, lo cual puede provocar una frustración y enemistad contra lo que en realidad haríamos por nosotros mismos, siendo entonces una carga y provocando frustración en el hombre con lo que debiera ser hecho por sí de forma independiente, individual a opiniones, crítico en sí mismo y propio del hombre que lo realiza.
Podemos obtener dos resultados del esfuerzo: el buscado o nada, o alguno inespetado.
Me centro en el primero. Cuando realizamos esos esfuerzos que tanto nos cuentan, como persona habría de ser un sacrificio gratificante, si este está hecho con el suficiente esfuerzo como para lograr su objetivo, y, puede que, casi llegar a estar seguro de conseguirlo.
Ahora bien, por su contrario encontramos el hecho de carecer de esfuerzo, y ganas, de intentar algo pues no se ven beneficios claros, lo suficiente gratificantes, o que son demasiado sacrificio para el hecho a conseguir. Eso o, simplemente, pereza por el esfuerzo.
Podemos tratar de buscar un objetivo y únicamente lograr la satisfacción personal de lo realizado y no de lo conseguido pues no era eso lo que nosotros esperábamos. O bien, que el proceso sea más gratificante que el propio hecho.
Así, el hombre es un ser cuya felicidad y propia admiración se encuentra en la realización de sus deberes, de cualquier tipo, sean buenos o malos, pero siempre aceptados por el ser en sí que realiza la tarea.
El hombre es un ser feliz de la práctica de sus obligaciones.
De esta forma el hombre, sensato y no otro, realizará sus tareas, deberes, obligaciones personales, de forna automática sin retractarse en la apetencia de ello sino en el deber y así en su neesidad de ser productor de un producto práctico y sus consecuencias personales en sí, como hacedor de ello y satisfacer su necesidad de sentirse productivo, realizado en su deber, completo en tanto que es hombre feliz, pues, siendo esa la finalidad del hombre, se completará con diha acción.

viernes, 22 de febrero de 2013

Sobre lo denominado raro: critica a lo convencional.

Cuando la gente habla de lo que para ellos se considera "raro" tienden a la idealización de ello por extrañeza o desconocimiento de lo mismo, siendo pues "extraño" o "desconocido". Esta distinción la hago debido a la diferencia entre esos conceptos, entrando en el conflicto comparativo raro-extraño.
Ahora bien, "raro" es aquello que se sale fuera de lo normal debido al desconocimiento, donde, ahí sí, mantiene relación con "desconocido" diferenciándose por su ocultismo que le da ese valor, del mismo, pero no por su diferencia con lo habitual.
Dentro del signigicado y carácter otorgado por la sociedad, ha pasado a degenerarse el término, debido al establecimiento del término como un atributo negativo, por motivo de la crítica a elementos, hechos y demás posibles actos y objetos de, y en, la sociedad.
Por otra parte, completamente contradictoria a lo próximamente expuesto, basándonos en el hecho de la moda, no personal, sino en sentido más amplio como podemos hablar de movimientos heterogéneos de un grupo de personas, esto empobrece y crea un estado de inseguridad, colectividad nada positiva por la restricción de gustos y/o la restricción de la personalidad.
Dejando de lado el tema de la diferencia física debida a modas y el aspecto, retomo mi defensa de lo raro otorggndo a este la positividad y, de forma abstracta, mi apoyo, pues de lo que nos diferenciamos es por nuestras cualidades, sean raras o no, las cuales son, a mi gusto, las más adecuadas, positivas y que dan lugar a una mente más  abierta, y así la comprensión y ayuda entre individuos, dándose de esta forma una vía para alcanzar la utópica igualdad, justicia y bien común entre individuos como seres sociales, justos y buenos.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Sobre un hecho de barbarie en la sociedad: la tauromaquia.

Se define tauromaquia como el arte empleado por un torero en el toreo y la matanza de un toro.
Defino tauromaquia como el acto de tortura realizado por un torero a un animal cuya finalidad es el ocio y diversión.
Ahora bien, nos localizamos en Roma, dos siglos antes de Cristo, época el auge del Imperio, en el Coliseo. Allí tenían lugar las representaciones de batallas navales en las que los sentenciados a morir libraban el papel del enemigo (naumaquias, con la que comparte etimología "tauromaquia", maquia=batalla) y luchas de fieras, en las que los hombres luchaban, en un principio desarmados, contra animales como leones, tigres, e incluso elefantes. Normalmente era el hombre quien moría, y solían ser presos condenados a muerte. Eso parece una barbaridad, la tauromaquia no. Aunque irónico es realista. Al igual que las luchas de gladiadores, a diferencia que no se maltrataban animales.
"La tauromaquia es cruel''. Cartel de protesta
de la cantante mejicana Olvido Gara (Alaska).

A parte de parecerme una tradición ridícula, vergonzosa y arcaica, incluyo inútil. Torturan al animal apuñalando su espalda para que el torero luzca como es capaz de esquivar las embestidas del animal y él atacarle. El animal ha sido sometido a una gran cantidad de procesos, que también le hacen sufrir, para que aguante todo el tiempo en el que le hacen agonizar mientras los espectadores aplauden, vitorean y espera la muerte del toro. Durante ese proceso el animal sufre:
-Le rompen los dientes con un alicate.
-Le meten pinchos de agujas partidas en sus órganos genitales.
-Le hacen tragar kilos de laxantes hasta el punto que su intestino parece explotar.
-Le untan los ojos en vaselina para que vea todo velado (casi ciego).

-Le golpean unas 20 o 30 veces en la zona de los riñones de manera que está constantemente a punto de desmayarse.
-Le arrancan las uñas de los pies y le meten cuñas de madera entre los dedos.
-Y al final le rocían los pies y las piernas con trementina, a causa de lo que de tanto dolor y escozor tiene que saltar una y otra vez.
Ya de por si esa es bastante tortura para el animal, pero no, siguen y acaban con su vida para terminar la diversión de los bárbaros espectadores.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Sobre el miedo.


Miedo. Se define como una emoción caracterizada por un intenso sentimiento desagradable provocado por la percepción de un peligro real o ficticio, y su repercusión, en cualquier momento del tiempo.
Hay dos teorías sobre la obtención de la sensación miedo:
- El miedo aprendido: se denomina así al miedo cuando este nos es inducido por otras personas, como sucede en el caso del ser humano.
- El miedo natural: es el tipo de miedo que inconscientemente tenemos pues nos viene definido por nuestra naturaleza.
Ahora bien, la teoría que yo propongo es la siguiente: el miedo es una sensación de los seres vivos aprendida y obtenida por otros, que, en el caso de los animales, también viene definida por la naturaleza.
Los miedos, ya dicho antes, pueden ser reales o ficticios. Pues bien, ninguno de ellos es lógicamente aceptable. El más fácil de justificar es el miedo por algo ficticio, pues este no puede tener ninguna repercusión sobre nosotros. El miedo a algo real no deja de ser ilógico pues es temer una realidad, lo cual se puede prevenir, por lo cual no hay porque temerlo.
De todos los miedos posibles, reales o ficticios, solo hay un miedo, medianamente lógico, sobre una idea abstracta: el propio miedo.
Deberíamos temer este mismo pues es una emoción, por lo cual no se puede controlar, caracterizada por un intenso sentimiento desagradable provocado por la percepción de un peligro real o ficticio, y su repercusión, en cualquier momento del tiempo.
Lo cual nos lleva a que el único miedo del ser humano, como ser razonable, debe ser el miedo por el propio miedo.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Sobre un ideal de sociedad.


Para empezar, lo que mueve la sociedad y nos lleva a un régimen o sistema de gobierno distinto es el dinero, por lo cual, partimos de la idea de que el dinero mueve la sociedad.
Entonces, culpamos al dinero de avaricia, egoísmo y demás defectos de la sociedad.
No obstante, el dinero es el problema de estos defectos nuestros. La solución se puede encontrar una sociedad libre de cargos crematísticos.
Este tipo de sociedad es tan imposible que se catalogaría de utopía. Por qué es imposible? Por la avaricia, egoísmo y demás defectos de la sociedad. Se define esta forma de sociedad como una sociedad libre de valores crematísticos definidos y ajustados por dinero sin ser una sociedad de cambio o trueque sino una sociedad de consumo básico, necesario, justo y ajustado a las necesidades del individuo, es decir, de obtención y producción de productos y servicios libre, pero justa, y gratuita. Problema: el ser humano es avaricioso y egoísta y al ser una forma de obtención y producción de productos y servicios gratuitos no sería justo y obtendría mayor cantidad de lo ajustado y realizaría una menor producción de lo necesario, que (atendiendo a la explicación del primer párrafo) termina siendo, también, un régimen social.